Medalla de san Benito

Una de las devociones más difundidas, y no sólo por la influencia de los monasterios benedictinos, es la Cruz de San Benito, especialmente en la forma de medalla, que es el más frecuente.

ORIGEN

La Cruz-Medalla de San Benito, no se remonta al mismo patriarca, siglo VI, pero se usa con certeza desde el siglo X. Su origen tiene como fundamento la gran devoción que el Santo profesó al signo de la cruz, como remedio para ahuyentar al demonio, vencer la tentación y obrar por medio de ella numerosos milagros.

Contribuyó considerablemente a difundir esta devoción, el hallazgo en la Abadía de Metten (Alemania) de un manuscrito fechado en 1415, en el cual ya estaban dibujadas la cruz, las letras y la medalla de San Benito. Posteriormente el Papa Benedicto XIV por el breve Coelestibus Ecclesiae Thesauris, aprobó de modo solemne la medalla, enriqueciéndola con indulgencias (siglo XVIII).

DESCRIPCION

La medalla presenta, por un lado, la imagen del Santo Patriarca, y por el otro, una cruz, y en ella y a su alrededor, las letras iniciales de una oración o exorcismo, que dice así:

(en latín y en castellano):

Crux Sancti Patris Benedicti   Cruz del Santo Padre Benito

Crux Sacra Sit Mihi Lux  Mi luz sea la cruz santa,

Non Draco Sit Mihi Dux   No sea el demonio mi guía

Vade Retro Satana ¡Apártate, Satanás!

Numquam Suade Mibi Vana  No sugieras cosas vanas,

Sunt Mala Quae Libas  Pues maldad es lo que brindas

Ipse Venena Bibas  Bebe tú mismo el veneno.

 

Como se puede apreciar, las iniciales distribuidas en la cruz encierran una invocación a la Santa Cruz, con el deseo suplicante de tenerla como guía y apoyo, y la expresión del rechazo a Satanás, a quien se manda que se aparte - con las palabras de Jesús, cuando fue tentado por él (Mt 4,10) -, manifestando que no va a escuchar sus sugerencias, pues es malo lo que ofrece. Es una auténtica confesión de fe y de amor a Cristo, y una renuncia al diablo.

Diagrama de la Medalla de San Benito