La Abadía

Cada monasterio, por el hecho de ser autónomo, tiene su propia fisonomía, aunque se trate de monasterios de la misma Congregación.

Esta diversidad entre los monasterios constituye una enorme riqueza. Que el espíritu de una Regla escrita hace quince siglos se traduzcan en observancias y actitudes variadas, en función de lugares y costumbres, de ambientes sociales y culturales, de influencias históricas y a veces también políticas, es prueba de la amplitud y flexibilidad de ese espíritu.

Esta diversidad se manifiesta también en el modo como cada monasterio concibe sus relaciones con sus propios oblatos. Pues si bien la Oblación es un vínculo esencialmente espiritual, necesita, sin embargo, traducirse en contactos que lo ayuden a realizarse concretamente y a desarrollarse. En lo que hace a los contactos entre los oblatos y la comunidad, todo deberá evidentemente realizarse según el espíritu de discreción de San Benito.

La Abadía (o Monasterio) de San Benito de Nursia se funda el 22 de febredo del 2020, con la creación de la orden de Oblatos de San Benito, para dar espacio a quienes, movidos por la espiritualidad benedictina, quien servir a Dios como oblatos sin ser monjes o monjas consagrados, y a la vez, vivir como cristianos que luchan por un mundo mejor.

El Abad General es Mons. Mauricio Isaías Largaespada Umaña, obispo de la diócesis de San isidro de Vázquez de Coronado, a la cual pertenece a la Iglesia Celta Antigua.

Los contactos que tendrán los oblatos con su Padre espiritual ο el delegado del Padre Abad, así como con los monjes porteros u hospederos, serán suficientes para asegurar sus relaciones externas con el conjunto de la Comunidad. Los oblatos acogerán con gratitud las iniciativas de los monasterios para reunirlos, con el propósito de ayudarlos a conocer mejor la espiritualidad de San Benito y hacerla penetrar todavía más en la vida diaria.