¿Quienes somos?

Somos una comunidad que va dirigida a aqueelos fieles que desean llevar una vida cristiana más ferviente, y que buscan un marco y un apoyo, sin pensar por ello en incorporarse a la vida religiosa, la Oblación benedictina se ofrece como un camino recomendado tanto por su larga tradición como por la flexibilidad que le permite adaptarse a las circunstancias más diversas.

- Definición: El oblato benedictino es un cristiano que, impulsado por el deseo de llevar una vida más perfecta conforme al ideal del Evangelio, se vincula a una familia monástica a fin de poder, gracias a esa afiliación, compartir más intensamente las oraciones y méritos de esa comunidad, obteniendo para sí mismo en esta comunión vital, un crecimiento en fervor y generosidad al servicio de Dios.

- ¿A quién está destinado? La Oblación es un camino abierto a todos los que viven en el mundo: hombres ο mujeres, solteros ο casados, sacerdotes ο laicos.

- Consecuencias: Hacer profesión de oblato es dar un paso serio, que presupone una madura reflexión.

Es contraer un compromiso de una gran importancia, individualmente y de manera comunitaria con la comunidad a la que se une. Es por esta razón que el ingreso en la Oblación se hará progresivamente.

De esta nueva relación entre el oblato y el monasterio, resultará una comunión vital y una cooperación espiritual recíproca, que tiene especiales efectos en el camino de la conversión interior.

PATRONOS

Los oblatos tienen como protectores y patronos particulares a San Enrique Emperador y a Santa Francisca Romana, viuda, cuyas fiestas se celebran respectivamente el 13 de julio y el 9 de marzo. Celebrarán, además, con especial cariño las fiestas de San Benito, es la fiesta principal (11 de julio), de su hermana Santa Escolástica (10 de febrero), de Santo Domingo de Silos (20 de diciembre), de la Purificación (2 de febrero) y de la Presentación de la Santísima Virgen (21 de noviembre).

DIVISA

La tradición benedictina ha hecho un uso muy frecuente de la cruz (†), de la palabra Pax y de las iniciales U.I.O.G.D. (Ut In Omnibus Glorificetur Deus), tomadas éstas de la RB (cap. 57), que significan: Para que en todo sea Dios glorificado. Es también recomendable que los oblatos los utilicen al encabezar y finalizar sus escritos.

DISTINTIVO

El oblato benedictino utiliza como distintivo de su pertenencia a la familia monástica la medalla de San Benito, que es explicada en el capítulo XVI de la Regla de San Benito